Primero de su tipo de programa enseña a los reclusos de codificación, diseño web | WFAA … – WFAA

Tommy Winfrey diseñado un sitio web para ayudar a los presos vender sus obras de arte. Aly Tamboura creado una aplicación para ayudar a los trabajadores de servicios ver líneas de metro, con un dispositivo móvil. Chrisfino Kenyatta Leal se acercó con una aplicación llamada Patata de Sofá que permite a los fans de llamada se reproduce durante los juegos

Pero lo extraordinario es dónde y cómo lo hicieron.

En el momento, cada uno de ellos fueron presos en la Prisión Estatal de San Quentin, California, la más antigua de la cárcel y casa para el estado del pabellón de la muerte.

“La codificación me da este sueño: este sueño que puedo tener éxito”, dice Winfrey, de 39 años, que fue lanzado a principios de este mes después de 20 años por asesinato. “En realidad se puede crear cualquier cosa que se te ocurra.”

La Última Milla, que se inició como un programa de emprendimiento de la enseñanza de los reclusos cómo crear planes de negocio y desarrollar su startup. Se han agregado desde entonces seis meses de formación los programas para la codificación y el diseño web. También están en el proceso de renovación de espacio para que ellos puedan enseñar a más estudiantes y agregar al currículo.

Veintidós de La Última Milla, los graduados han sido liberados de la prisión. Ninguno ha regresado. Muchos de ellos están consiguiendo buenos puestos de trabajo en el Valle del Silicio en la industria de la tecnología.

El primero-de-su-tipo de programa es la creación de Beverly Parenti y su marido Chris Redlitz, San Francisco, los capitalistas de riesgo. Redlitz surgió con la idea de que después de la visita a San Quentin en 2010 a hablar a un grupo sobre el espíritu empresarial y habilidades de negocios.

“Tuve la misma percepción de que la mayoría de la gente de la prisión que la gente de aquí son más allá de la esperanza, más allá de la redención,” dice, “pero me alejé de esa noche con una idea completamente diferente de lo que puede pasar en la cárcel”.

Redlitz llegó a casa y dijo a su esposa que quería hacer algo. Ella se burló inicialmente, pero pronto llegó a bordo de una vez que vio las posibilidades para hacer una diferencia.

Parenti es una mujer pequeña. Detrás de esa pequeña estatura, es una mujer en una misión.

“Han cumplido su tiempo”, dice mientras entramos en la prisión. “Creemos que tener un trabajo es la clave para el éxito de reingreso y romper el ciclo de la encarcelación y es por eso que nos enseñan habilidades que son específicas de los puestos de trabajo que están en alta demanda.”

Parenti señala cuesta alrededor de $47,000 un año a la casa de un preso de California. Por una parte, los presos pueden enseñar las habilidades de trabajo para tener éxito.

“En algún momento, se están volviendo a casa así que ¿a quién quieres que sea y que resuena con los pesimistas,” ella dice.

En el interior de una antigua prisión de la tienda es donde los internos aprenden la codificación, diseño por ordenador y habilidades empresariales. Actualmente, el programa se sirve de 79 alumnos en cuatro prisiones. Se está expandiendo en una de las cárceles de mujeres.

 

La Última Milla, también se ejecuta un joint venture programa que le da a los reclusos la oportunidad de trabajar en proyectos de desarrollo de códigos de empresas de tecnología en el área de San Francisco. Los internos contratados por la empresa conjunta se les paga $16.70, el más alto de los salarios pagados en una cárcel ESTADOUNIDENSE.

Una parte del dinero que ganan va a pagar alojamiento y comida para el estado, así como hacia la restitución. Asimismo, se les brinda ahorros para cuando salga.

Kenyatta Leal es uno de La Última Milla, de historias de éxito.

Él fue encarcelado por delincuente en posesión de un arma de fuego a 19 años bajo la ley de California ley de tres golpes. Él era un miembro de La Última Milla, la primera de la clase.

“Vi esto como una gran oportunidad para transformar mi ajetreo y el aprender a hacer las cosas de la manera correcta”, dijo.

Leal fue liberado de la cárcel hace cuatro años. Comenzó como pasante para Rocketspace, una incubadora de tecnología de la firma en San Francisco. Él mismo trabajó en un puesto de dirección. Leal ha ayudado a otros de Última Milla a los graduados de obtener puestos de trabajo con la empresa.

“Estoy viviendo el sueño ahora mismo,” él dice.

Aly Tamboura fue lanzado en octubre. Él sirvió a 12 años por asalto con un arma mortal.

Tamboura fue inspirado para firmar para arriba para La Última Milla programa Leal y Winfrey.

“Mirar a estos chicos y ver que estaban brillando en el patio de la prisión,” Tamboura, dijo. “Eran diferentes que en el resto de los chicos. Cuando vi eso, yo tenía que involucrarse.”

Tamboura trabajado para la empresa conjunta. Se le permitió salir de la cárcel con mucho más que los $200 el estado da a los presos tras la liberación. Actualmente está terminando un 13 semanas de equipo de codificación de boot camp.

“La Última Milla, realmente me dio el propósito,” Tamboura, dijo.

Winfrey es la única que completó el front-end de ingeniería de software y diseño web programas al mismo tiempo.

Tímido e introvertido por naturaleza, el programa le ayudó a salir de su caparazón. Se le dio la confianza para creer que puede haber algo mejor.

“La mayoría de la gente en la cárcel aprender una vocación. Es todo azul collar de puestos de trabajo,” él dice. “Este es el único trabajo de cuello blanco o de comercio que jamás he escuchado de ser enseñado en una institución. Creo que la codificación puede ser mi puente nuevo en la comunidad.”

Nota del Editor: Tommy Winfrey es la del escritor primo. Visitó San Quentin a principios de este mes.

© 2017 WFAA-TV

DISEÑO WEB MARBELLA MUSICA RELAJACIÓN YOUTUBE

Primero de su tipo de programa enseña a los reclusos de codificación, diseño web – WFAA

Tommy Winfrey diseñado un sitio web para ayudar a los presos vender sus obras de arte. Aly Tamboura creado una aplicación para ayudar a los trabajadores de servicios ver líneas de metro, con un dispositivo móvil. Chrisfino Kenyatta Leal se acercó con una aplicación llamada Patata de Sofá que permite a los fans de llamada se reproduce durante los juegos

Pero lo extraordinario es dónde y cómo lo hicieron.

En el momento, cada uno de ellos fueron presos en la Prisión Estatal de San Quentin, California, la más antigua de la cárcel y casa para el estado del pabellón de la muerte.

“La codificación me da este sueño: este sueño que puedo tener éxito”, dice Winfrey, de 39 años, que fue lanzado a principios de este mes después de 20 años por asesinato. “En realidad se puede crear cualquier cosa que se te ocurra.”

La Última Milla, que se inició como un programa de emprendimiento de la enseñanza de los reclusos cómo crear planes de negocio y desarrollar su startup. Se han agregado desde entonces seis meses de formación los programas para la codificación y el diseño web. También están en el proceso de renovación de espacio para que ellos puedan enseñar a más estudiantes y agregar al currículo.

Veintidós de La Última Milla, los graduados han sido liberados de la prisión. Ninguno ha regresado. Muchos de ellos están consiguiendo buenos puestos de trabajo en el Valle del Silicio en la industria de la tecnología.

El primero-de-su-tipo de programa es la creación de Beverly Parenti y su marido Chris Redlitz, San Francisco, los capitalistas de riesgo. Redlitz surgió con la idea de que después de la visita a San Quentin en 2010 a hablar a un grupo sobre el espíritu empresarial y habilidades de negocios.

“Tuve la misma percepción de que la mayoría de la gente de la prisión que la gente de aquí son más allá de la esperanza, más allá de la redención,” dice, “pero me alejé de esa noche con una idea completamente diferente de lo que puede pasar en la cárcel”.

Redlitz llegó a casa y dijo a su esposa que quería hacer algo. Ella se burló inicialmente, pero pronto llegó a bordo de una vez que vio las posibilidades para hacer una diferencia.

Parenti es una mujer pequeña. Detrás de esa pequeña estatura, es una mujer en una misión.

“Han cumplido su tiempo”, dice mientras entramos en la prisión. “Creemos que tener un trabajo es la clave para el éxito de reingreso y romper el ciclo de la encarcelación y es por eso que nos enseñan habilidades que son específicas de los puestos de trabajo que están en alta demanda.”

Parenti señala cuesta alrededor de $47,000 un año a la casa de un preso de California. Por una parte, los presos pueden enseñar las habilidades de trabajo para tener éxito.

“En algún momento, se están volviendo a casa así que ¿a quién quieres que sea y que resuena con los pesimistas,” ella dice.

En el interior de una antigua prisión de la tienda es donde los internos aprenden la codificación, diseño por ordenador y habilidades empresariales. Actualmente, el programa se sirve de 79 alumnos en cuatro prisiones. Se está expandiendo en una de las cárceles de mujeres.

 

La Última Milla, también se ejecuta un joint venture programa que le da a los reclusos la oportunidad de trabajar en proyectos de desarrollo de códigos de empresas de tecnología en el área de San Francisco. Los internos contratados por la empresa conjunta se les paga $16.70, el más alto de los salarios pagados en una cárcel ESTADOUNIDENSE.

Una parte del dinero que ganan va a pagar alojamiento y comida para el estado, así como hacia la restitución. Asimismo, se les brinda ahorros para cuando salga.

Kenyatta Leal es uno de La Última Milla, de historias de éxito.

Él fue encarcelado por delincuente en posesión de un arma de fuego a 19 años bajo la ley de California ley de tres golpes. Él era un miembro de La Última Milla, la primera de la clase.

“Vi esto como una gran oportunidad para transformar mi ajetreo y el aprender a hacer las cosas de la manera correcta”, dijo.

Leal fue liberado de la cárcel hace cuatro años. Comenzó como pasante para Rocketspace, una incubadora de tecnología de la firma en San Francisco. Él mismo trabajó en un puesto de dirección. Leal ha ayudado a otros de Última Milla a los graduados de obtener puestos de trabajo con la empresa.

“Estoy viviendo el sueño ahora mismo,” él dice.

Aly Tamboura fue lanzado en octubre. Él sirvió a 12 años por asalto con un arma mortal.

Tamboura fue inspirado para firmar para arriba para La Última Milla programa Leal y Winfrey.

“Mirar a estos chicos y ver que estaban brillando en el patio de la prisión,” Tamboura, dijo. “Eran diferentes que en el resto de los chicos. Cuando vi eso, yo tenía que involucrarse.”

Tamboura trabajado para la empresa conjunta. Se le permitió salir de la cárcel con mucho más que los $200 el estado da a los presos tras la liberación. Actualmente está terminando un 13 semanas de equipo de codificación de boot camp.

“La Última Milla, realmente me dio el propósito,” Tamboura, dijo.

Winfrey es la única que completó el front-end de ingeniería de software y diseño web programas al mismo tiempo.

Tímido e introvertido por naturaleza, el programa le ayudó a salir de su caparazón. Se le dio la confianza para creer que puede haber algo mejor.

“La mayoría de la gente en la cárcel aprender una vocación. Es todo azul collar de puestos de trabajo,” él dice. “Este es el único trabajo de cuello blanco o de comercio que jamás he escuchado de ser enseñado en una institución. Creo que la codificación puede ser mi puente nuevo en la comunidad.”

Nota del Editor: Tommy Winfrey es la del escritor primo. Visitó San Quentin a principios de este mes.

© 2017 WFAA-TV

DISEÑO WEB MARBELLA MUSICA RELAJACIÓN YOUTUBE

Starlite presents in a lively party edition “more ambitious” – holaciudad.com

“More ambitious” and “amazing” is the new edition of Starlite Marbella, which will be held from July 13 to August 26. This is what has been announced this evening by the founders of the festival during a lively feast of presentation to which they have put to music the singers Antonio Carmona and Antonio José.

With a spectacle of music, dance and colour has started the celebration at the Teatro Gran Maestre, decorated for an occasion that was posed, in the words of the presenter of the gala, Alejandra Prat, as “a very magical night” and “to enjoy”.

The objective, he says, share “the secrets and ins and outs” of this edition, and to “celebrate” the successes of the previous.

The founders and architects of the Starlite, Sandra Garcia-Sanjuan and her husband Ignacio Maluquer, have also risen to the stage to thank the attendees for their step for the celebration and to remember that the festival has become a reality “a dream too big” they both had.

“Each year we like to surprise,” says Maluquer, who considers this edition as “the most ambitious to date”, by providing forty-five days of uninterrupted music and entertainment by the poster most extensive to date.

In it appear the names of such renowned artists as Juan Luis Guerra, Elton John, Joaquin Sabina, Miguel Bosé, Luis Fonsi, Carlos Vives, Anastacia, Manuel Carrasco, Malú, Ana Torroja, Eros Ramazzotti and Dani Martín, among many others that are part of an extensive list that also add up some of the most relevant artists in electronic music.

“The universe of Starlite grows, beyond Marbella,” says Maluquer, who underlined the international character of the festival and has brought forward the launch of a platform of online shopping linked to the same.

The supermodel Valeria Mazza, arrival from Argentina to attend the event, has not let slip the occasion to tell the guests that he has “great desire” to be at the festival to enjoy all that is prepared, as the charity gala, one year more, will present.

Elena Furiase, Vicky Martín Berrocal, Arantxa de Benito and Miriam Díaz Aroca are some of the other famous faces that have passed through the party, which have been put to music by Antonio José, on behalf of the poster Sessions, and Antonio Carmona, artist of the poster of the Auditorium, which believes that Starlite has become “the big stage”.

In its five years of life, Starlite Marbella has managed to gather more than 100 artists, 500 celebrities and more than half a million people.

WEB PAGE MARBELLA TAROT MARBELLA

ArabicChinese (Simplified)DanishDutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanishSwedishTurkish